Another Company nace en 2004 (el mismo año de la fundación de Facebook) con el propósito de revolucionar la comunicación estratégica. Fue en los albores de la llamada nueva economía, la generalización de los teléfonos celulares y la normalización del uso de internet.

 

Es por lo anterior que desde hace 15 años trabajamos todos los días con diversas herramientas digitales que nos han permitido innovar en todos nuestros proyectos a lo largo de nuestra historia. A decir de Pablo Silva, VP, “es una gran virtud nuestra la constante búsqueda de herramientas, sistemas y plataformas que traen una nueva visibilidad y funcionalidad a nuestro trabajo y a los resultados que ofrecemos a nuestros clientes”. Es decir que nunca hemos pensado en cómo hacer “la transición” a la era digital, sino que nacimos con ella y en ella, por eso más bien nos hemos concentrado en buscar constantemente nuevas herramientas y plataformas digitales con el fin de nunca dejar de evolucionar.  “Nuestro trabajo y los resultados que ofrecemos siguen siendo mayoritariamente cuantitativos, así que nos apoyamos en diferentes herramientas de medición para entregar resultados, como publicaciones en medios y menciones en redes sociales”, finaliza Pablo.

 

En nuestro día a día, la digitalización nos ha permitido conciliar dos términos “contradictorios” en la mente de muchas personas: relaciones públicas y marketing. Algunas marcas aún se debaten entre invertir en un rubro u otro porque su percepción les dice que sólo uno, el marketing, les da resultados cuantitativos, que es lo que más les suele interesar; desde su punto de vista, términos como ROI no se pueden mezclar con estrategias de comunicación, relaciones públicas o influencer marketing, por decir solo algunos ejemplos; sin embargo, las herramientas digitales nos han permitido ofrecer a nuestros clientes resultados tanto cualitativos como cuantitativos que se adaptan a sus objetivos de negocio, son entendibles y se traducen en estrategias.

 

Carlos Maya, VP, da un ejemplo concreto de lo anterior al mencionar cómo se gestionan los contenidos editoriales que su equipo genera para dar visibilidad a nuestros clientes y mantener una relación fructífera con la prensa: “Contamos con un equivalente a CRM de las piezas de contenido que enviamos a los medios de comunicación, mismo que nos arroja datos respecto a cómo es percibida y utilizada (o no) la información de nuestros clientes. Lo obtenido nos sirve para optimizar los contenidos [cualitativamente], pero también para demostrarle a los clientes con datos cómo es el comportamiento de los medios ante la información que les estamos proporcionando, en lugar de sólo esperar a ver si se publica o no”.

 

Por su parte, Julieta García, Directora en Another Company Perú, va más allá y menciona la utilidad de la digitalización de los procesos al dar resultados en áreas aparentemente difíciles de traducir a números, como el influencer marketing, pero también pone sobre la mesa su utilidad en procesos internos: “Son un soporte que me permite tener más precisión en las propuestas desarrolladas y la medición de resultados en los servicios de PR y manejo de influencers. Además de trabajar de manera más ordenada en las cotizaciones y documentos de finanzas para el ingreso de nuevos clientes y manejo de proveedores”.

 

Y es justo en este punto del orden y la eficiencia que Julieta coincide con Jaspar Eyears, nuestro CEO, quien deja claro que si bien no todas las herramientas digitales se adaptan a nuestro flujo de trabajo, “es clave estar continuamente probando para ver qué nos puede hacer más eficientes y productivos para nuestros clientes. Si logramos que cada colaborador ahorre 10 minutos de su tiempo gracias a procesos automatizados, ¡serían un total de 11 mil horas ahorradas de trabajo al año!”.

 

En este mismo sentido, para Carlos Maya las herramientas digitales “son importantes porque facilitan, agilizan y optimizan el trabajo diario. Desde el monitoreo y envío de contenidos, hasta big data y AI, han evolucionado la forma en la que se hacen las estrategias de comunicación, dándole más peso a la creatividad y pensamiento estratégico”.

 

La expansión de agencias como la nuestra también nos ha empujado a aprovechar las herramientas que ya hemos mencionado. Como señala Martina Dapena, Directora en Argentina, “estar conectados es imprescindible para quienes tenemos a nuestro equipo distribuido por el mundo. La tecnología nos permite a los profesionales de esta era trabajar a distancia, desde donde estemos, en diferentes husos horarios y latitudes”.

 

Por otro lado, la colaboración internacional es clave para el trabajo diario de nuestra Country Manager en Chile, Patricia Rincón: “En términos de procesos y entrega de resultados a clientes, [usar herramientas digitales] funciona muy bien, ya que se cuenta con el apoyo de expertos en México que agilizan procesos, enseñan y alinean la información”.

 

Y aunque no dejamos ni dejaremos de lado la comunicación tradicional, seguiremos innovando en el uso de herramientas digitales para ayudar con más eficacia a nuestros clientes a alcanzar (y sobrepasar) sus objetivos de negocio. “Conforme han pasado los años, la evolución de la comunicación ha significado una importante integración entre herramientas tradicionales y digitales. Sin el uso de estas últimas, difícilmente podrías alcanzar determinadas audiencias y no podrías dar consistencia total a los mensajes que deseas entregar en cada una de las estrategias que se diseñan”, concluye Luis Olmedo, VP.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Youtube