Estamos convencidos que es el deber de cada asociación y de cada miembro dentro de la misma que suscriba al Código de Normas Profesionales:

  • Reconocer que existe una obligación de proteger y enriquecer la profesión. También es imperativo informar y educar a los miembros sobre las prácticas de la profesión, garantizando la conducta ética.
  • Promover el desarrollo profesional de manera activa.
  • Definir con precisión cuáles son las actividades de Relaciones Públicas que se pueden lograr y cuáles no.
  • Aconsejar a los miembros individuales sobre la toma de decisiones éticas y específicas al caso.
  • Exigir que los miembros individuales observen las recomendaciones y requisitos de ética y comportamiento del Código.